Make your own free website on Tripod.com

Carmelo Teresiano Universitario
Una santa que es esposa y madre

Home

Teresa, Amiga de Dios
Reliquias de Teresita en Colombia
Sobre Teresita...
Oh mis Tres...!
Algo sobre Edith...
Estilo de Vida...
CTU San Cristóbal
CTU Barquisimeto
La OCD y el CTU
Nada te turbe Nada te espante...
Una santa que es esposa y madre
Levantate y come
Valórala
Actualidad
foto-ctu
Información Diócesis de San Cristóbal
Enlaces carmelitanos
Contáctanos

Santa Gianna Beretta

una santa que es esposa y madre

ctu.jpg

Septiembre de 1962, Gianna a los 39 años y con dos meses de su cuarto embarazo es presa del sufrimiento. Le han diagnosticado un tumor en el útero y la intervención quirúrgica no hace esperar. Confiada en la oración y la providencia le suplica al cirujano que la vida de la criatura que lleva en su vientre se salve. Con éxito la operación se lleva a cabo, el bebe se salva pero la salud de Gianna se debilita. Aun así los siguientes siete meses ella los vive con incomparable fuerza de ánimo y con plena dedicación a sus deberes de madre y de médico.
Días antes del parto, confiando siempre en la Providencia, está dispuesta a dar su vida para salvar la de la criatura: «Si hay que decidir entre mi vida y la del niño, no dudéis; elegid -lo exijo- la suya. Salvadlo». La mañana del 21 de abril de 1962 da a luz a Gianna Emanuela. Eran las 8 de la mañana del 28 de abril, cuando entre indecibles dolores y repitiendo la jaculatoria «Jesús, te amo; Jesús, te amo», muere santamente.

SU VIDA

gianna2.jpg

Ella nace el 4 de octubre de 1922 en Magenta (provincia de Milán, Italia). Desde su infancia acoge con el testimonio de sus padres la fe en Cristo. En los años de Liceo y de la Universidad su fe se traduce en una intensa vida de apostolado en la Iglesia a través de la Acción Católica y el Servicio de San Vicente de Paul, dedicada a las madres, niños y ancianos.
Se gradúa en Medicina y luego obtiene la especialización en Pediatría.
Se cuestiona sobre su vida a través de la oración y la continua reflexión para discernir su vocación. Se da cuenta que el matrimonio es su camino. Conoce a Pietro Molla con quien se casa en septiembre del 55. Cuatro hijos fueron el fruto de Gianna y Pietro.

SU TESTIMONIO

"La vida humana es sagrada e inviolable: es un don de Dios al hombre, pero también es un don del hombre a los hermanos". Son las dos expresiones que aparecen con mayor frecuencia en sus escritos.
Quienes la conocían dicen que fue una mujer activa y llena de energía, que conducía su propio vehículo algo poco común en esos días, esquiaba, tocaba el piano y disfrutaba yendo con su esposo a los conciertos en el conservatorio de Milán.

MI ESPOSA ES UNA SANTA NORMAL

giannayesposo.jpg

"No sabía que vivía con una santa declaró en una entrevista su esposo Pietro Molla, quien aun vive con 91 años-. Gianna era, en realidad, una mujer normal, con la pasión por la vida amaba a su familia, amaba su profesión de médica, también amaba su casa, la música, la montaña, las flores y todas las cosas bellas que Dios nos ha dado. Fue después, cuando ella ya no estaba, que su amor y su sacrificio me conquistaron como una revelación, y me acompañaron todos estos años".
"Siempre me pareció una mujer completamente normal pero, como me dijo Monseñor Carlo Colombo, la santidad no está solo hecha de signos extraordinarios. Está hecha, sobre todo, de la adhesión cotidiana a los designio inescrutables de Dios", agregó.
Al buscar entre los recuerdos de Gianna algo para ofrecerle como reliquia a la priora de las Carmelitas descalzas de Milán -recuerda el esposo de santa Gianna- encontré en un libro de oraciones una pequeña imagen en la que, al dorso, Gianna había escrito de su puño y letra estas pocas palabras: Señor, haz que la luz que se ha encendido en mi alma no se apague jamás.

EL MILAGRO

El milagro atribuido a la intercesión de Gianna Molla que abrió paso a la canonización benefició a una madre con graves dificultades en un parto, Elisabete Arcolino Comparini, con tres meses de embarazo, perdió todo el líquido amniótico. Ella y su esposo le pidieron a la beata Beretta que intercediera para que su hija naciera, y la niña nació en mayo de 2000. El alumbramiento es científicamente inexplicable. La niña fue llamada Gianna María en homenaje a la santa.

SU CANONIZACIÓN

La mañana del domingo 16 de mayo de este año(2004) Juan Pablo II canonizó a Gianna junto con otros cinco beatos. Se ha llegado a comentar que Gianna lució de manera singular en la Plaza San Pedro por ser una santa que fue esposa y madre en estos tiempos y por ser su imagen que colgaba de una de las ventanas una mujer con su hija en brazos. Un momento muy conmovedor de aquella mañana fueron las lagrimas que brotaron del esposo de Gianna y de su hija por quien dió la vida al saludar al Santo Padre.
« ¡Que nuestra época redescubra, a través del ejemplo de Gianna Beretta Molla, la belleza pura, casta y fecunda del amor conyugal, vivido como respuesta a la llamada divina!». Exclamó el Papa la mañana de aquel domingo al canonizarla.

Jorge Sánchez

"¡Oh, qué tarde se han encendido mis deseos y qué temprano andábais Vos, Señor, granjeando y llamando para que toda me emplease en Vos!"
Santa Teresa de Jesús