Make your own free website on Tripod.com

Carmelo Teresiano Universitario
Oh mis Tres...!

Home

Teresa, Amiga de Dios
Reliquias de Teresita en Colombia
Sobre Teresita...
Oh mis Tres...!
Algo sobre Edith...
Estilo de Vida...
CTU San Cristóbal
CTU Barquisimeto
La OCD y el CTU
Nada te turbe Nada te espante...
Una santa que es esposa y madre
Levantate y come
Valórala
Actualidad
foto-ctu
Información Diócesis de San Cristóbal
Enlaces carmelitanos
Contáctanos

Guarda y medita en el corazón palabras
de la Iglesia y de los santos del Carmelo

*Oh mis Tres..! Isabel de la Trinidad
*La Santísima Trinidad y Teresa
*Y el Magisterio...¿qué nos enseña?
*Y Nuestro Padre Juan de la Cruz...
¿A dónde te escondiste Amado mío?

Oh mis Tres..! Isabel de la Trinidad

mariaa.jpg

¡Oh Dios mío, Trinidad a quien adoro!
Ayúdame a olvidarme totalmente de mí, para instalarme en Ti, inmóvil y serena, como si mi alma estuviera ya en la eternidad. Que nada pueda turbar mi paz, ni hacerme salir de Ti, mi Dios inmutable, sino que cada momento me sumerja más adentro en la profundidad de tu Misterio. Pacifica mi alma, haz en ella tu cielo, tu morada más querida y el lugar de tu descanso. Que nunca te deje solo allí, sino que esté por entero allí contigo, alerta en mi fe, en total adoración y completamente entregada a tu Acción creadora.

¡Oh mi Cristo amado, crucificado por amor! Quisiera ser una esposa para tu Corazón; quisiera cubrirte de gloria; quisiera amarte... hasta morir de amor. Pero conozco mi impotencia, y te pido que me revistas de ti mismo, que identifiques mi alma con todos los sentimientos de tu alma, que me sumerjas en Ti, que me invadas, que ocupes Tú mi lugar, para que mi vida no sea más que una irradiación de tu Vida. Ven a mí como Adorador, como Reparador y como Salvador.

¡Oh Verbo eterno, Palabra de mi Dios! Quiero pasar mi vida escuchándote, quiero ser toda oídos a tu enseñanza para aprenderlo todo de Ti. Y luego, en medio de todas las noches, de todos los vacíos y de toda mi ineptitud, quiero vivir con los ojos clavados en Ti sin apartarme nunca de tu inmensa luz.

¡Oh mi Astro querido! Fascíname de tal manera, que ya nunca pueda salirme de tu radiación.

¡Oh Fuego devorador, Espíritu de Amor! Ven a mí para que se produzca en mi alma una especie de encarnación del Verbo: que yo sea para El una humanidad de recambio en la que El pueda renovar todo su misterio.

Y Tú, ¡oh Padre!, inclínate sobre esta pobre criaturita tuya, cúbrela con tu sombra, y no veas en ella más que a tu Hijo predilecto, en quien has puesto todas tus complacencias.

¡Oh mis Tres, mi Todo, mi eterna Bienaventuranza, Soledad infinita, Inmensidad donde me pierdo! Me entrego a Ti como víctima. Abísmate en mí para que yo me abisme en Ti, hasta que vaya a contemplar en tu luz el abismo de tus grandezas.

Elevación a la Trinidad, Beata Isabel de la Trinidad

La Santísima Trinidad y Teresa

ctu.jpg

...El que me ama, se mantendrá fiel a mis palabras.
Mi Padre lo amará, y mi Padre y yo vendremos a él
y viviremos en él.. (Jn 14,23)

Estaba una vez recogida con esta compañía que traigo siempre en el alma y parecióme estar Dios de manera en ella, que me acordé de cuando San Pedro dijo: Tú eres Cristo, hijo de Dios vivo. (Mt 16,16); porque así estaba Dios vivo en mi alma. Esto no es como otras visiones, porque lleve fuerza con la fe; de manera que no se puede dudar que está la Trinidad por presencia y por potencia y esencia en nuestras almas. Es cosa de grandísimo provecho entender esta verdad. Y como estaba espantada de ver tanta majestad en cosa tan baja como mi alma, entendí: No es baja, hija, pues está hecha a mi imagen.

Estando una vez con esta presencia de las tres personas que traigo en el alma, era con tanta luz que no se puede dudar el estar allí Dios vivo y verdadero, y allí se me daban a entender cosas que yo no las sabré decir después... Yo estaba pensando cuán recio era el vivir que nos privaba de no estar así siempre en aquella admirable compañía, y dije entre mí: Señor, dadme algún medio para que yo pueda llevar esta vida. Díjome: Piensa, hija, cómo después de acabada no me puedes servir en lo que ahora, y come por Mí, y duerme por Mí, y todo lo que hicieres sea por Mí, como si no lo vivieses tú ya, sino Yo, que esto es lo que decía San Pablo.

Relaciones 54 y 56, Santa Teresa de Jesús

Y el Magisterio...¿qué nos enseña?

Estos son algunos de los numerales que en el catecismo de la Iglesia Católica nos enseña sobre la verdad de la santísima Trinidad:

258.-Uno es Dios y Padre de quien proceden todas las cosas, un solo el Señor Jesucristo por el cual son todas las cosas, y uno el Espíritu Santo en quien son todas las cosas.

259.-Así, toda la vida cristiana es comunión con cada una de las personas divinas, sin separarlas de ningún modo. El que da gloria al Padre lo hace por el Hijo en el Espíritu Santo; el que sigue a Cristo, lo hace porque el Padre lo atrae (cf. Jn 6,44) y el Espíritu lo mueve (cf. Rom 8,14).

260.-El fin último de toda la economía divina es la entrada de las criaturas en la unidad perfecta de la Bienaventurada Trinidad (cf. Jn 17,21-23). Pero desde ahora somos llamados a ser habitados por la Santísima Trinidad: "Si alguno me ama -dice el Señor - guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él" (Jn 14,23).
(Numerales 258 al 260)

Y Nuestro Padre Juan de la Cruz...

ctu.jpg

¿A dónde te escondiste Amado mío?

¿Dónde está escondido Dios?

Y puede preguntarse el hombre que busca a Dios dónde está tan sumo Bien, donde está escondido Aquel que no ve con los ojos pero que su alma busca y ama...
Y aquí san Juan de la Cruz nos diría:
Bueno será (...) le respondamos mostrándole el lugar más cierto donde está escondido (...) Para lo cual es de notar que el Verbo Hijo de Dios, juntamente con el Padre y el Espíritu Santo , esencial y presencialmente esta escondido en el íntimo ser del alma(...) Está, pues, Dios en el alma escondido, y ahí le ha de buscar con amor el buen contemplativo, diciendo. ¿A dónde te escondiste?
¡Oh, pues, alma hermosísima entre todas las criaturas, que tanto deseas saber el lugar donde está tu Amado para buscarle y unirte con él ya se te dice que tu misma eres el aposento donde él mora y el escondite donde está escondido; que es cosa de gran de contentamiento y alegría para ti ver que todo tu bien y esperanza está tan cerca de ti que este en ti o, por mejor decir, tu no puedas estar sin él. Cata -dice el Esposo- que el reino de Dios está dentro de vosotros(Lc 17,21); y su siervo el apóstol san Pablo: Vosotros dice- sois templo de Dios(2Cor 6,16).
Grande contento es para el alma entender que nunca Dios falta del alma, aunque esté en pecado mortal, cuánto menos de la que está en gracia...

Cántico espiritual 1,6 ;San Juan de la Cruz

"Lo que Dios quiere de tí tienes que averiguarlo cara a cara con ÉL"
(Sta. Edith Stein)