Make your own free website on Tripod.com
Carmelo Teresiano Universitario

Home

Inform@te..!
¡Flor del Carmelo!
Hollywood representará la vida de Santa Teresa
CTU...¿Que es eso?
Estilo de Vida...
La OCD y el CTU
Álbum fotográfico CTU
Contáctanos
¡Flor del Carmelo!

EN EL ALMA DE MARIA

mariaa.jpg

(Fuente cipecar.org)

La tienda era y aún es la habitación normal de los nómadas, de la gente que por necesidad del clima, tenía que andar con sus ganados de un lado para otro a fin de proveer para su sustento.

Cuando los judíos salieron de Egipto, la tienda se convirtió en su casa habitual. Esta tienda podía ser de dos formas: redonda con un apoyo en el centro, o también cuadradas.

Pero hubo también una tienda muy especial: la Tienda del Encuentro, que, según el libro del Éxodo, Dios le ordenó construir a Moisés. Esta tienda era para el pueblo el lugar donde residía la Shekinah de Dios, es decir, la gloria de Dios, el poder del Altísimo.

Estaba dividida en tres partes principalmente: un atrio o espacio al aire libre, el Santo y el Santo de los Santos, (o Santísimo) que es donde estaba guardada el Arca de la Alianza y al cual sólo podía entrar Moisés y Aarón.

En este sitio Dios hablaba, manifestaba su voluntad, se hacía presente, se mostraba a su pueblo en forma de señales o signos sensibles y le hacía patentes sus designios. Era el máximo lugar de culto, de respeto, de veneración, de adoración para el pueblo.

El lugar más sacrosanto en el AT era la tienda del encuentro o tabernáculo, que contenía el arca de la alianza. A su gran amigo y ministro, Moisés, dijo Dios: Aquí vendré yo a encontrarme contigo, y te comunicaré todo lo que te ordene respecto a los israelitas (Ex 25,22).

En la nueva y definitiva alianza Cristo Jesús es la verdadera tienda del encuentro de todo hombre con Dios, porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la divinidad (Col 2,9). Solo él puede decir: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí... El que me ha visto a mí ha visto al Padre (Jn 14,6.9). Y en Cristo Dios nos comunica su proyecto de salvación.

Como Cristo Jesús vino por María, y María está tan identificada con Jesús y su misión, la Virgen María es también tienda del encuentro.

"Jesús lo miro con cariño y le dijo: 'Ven y sigueme'"(Mc 10,20-21)